Los baterías cada vez buscamos platos más especiales y exclusivos, platos con un sonido actual, que se adapten a los estilos musicales más recientes y que nos permitan la máxima expresividad. Y es que parece que los platos de siempre se han vuelto aburridos y necesitamos experimentar con nuevas sonoridades que inspiren nuestra creatividad musical. ¡No solo de Hi Hats, Rides y Crashes vive el batería!

Es por esta exigencia que el campo de la innovación en la fabricación de platos está en pleno apogeo. Las marcas trabajan duro para sorprendernos no solo estéticamente, sino también con modelos que aporten personalidad y valor añadido a nuestro sonido. En ese sentido, los platos de efectos han pasado de ocupar un segundo plano en nuestro clásico set de platos a convertirse en elementos determinantes e indispensables para nosotros.

Platos como el Oriental o China, con sus variantes Pang y Swish, descendiente directo del legendario Gong y el primer plato al que se asoció el término de Sonido Trashy, o el Splash inventado en la década de 1920 por Gene Krupa y comercializado por Avedis Zildjian Company, han acompañado a los tambores de la batería casi desde los primeros días del siglo pasado hasta la actualidad. Otros platos de efectos, no menos destacables, como el modelo Rocktagon, plato con forma octogonal diseñado por Sabian en la década de los 80’s que mezcla sonoridades propias de un Crash y un China, lamentablemente no han tenido tanto éxito ni han gozado del la misma presencia durante todo este tiempo.


01 Platos de efectos con agujeros, holy www.HappyFrogDrums.com


La voluntad de personalizar uno mismo el sonido de sus platos es algo que se remonta a la década de 1930 cuando los baterías de jazz perforaban y colocaban remaches en ellos. De ese modo apareció el plato Sizzle con su vibración característica de sustain prolongado. La incorporación de platillos de pandereta o jingles a esos remaches para acentuar dicha vibración, es una práctica mucho más reciente.

La tendencia apunta a la búsqueda de sonoridades sucias y agresivas, con ataque rápido, sustain corto y de respuesta explosiva. Ésta es la definición de manual de lo que se conoce como sonido Trashy. Uno de los más recurrentes hoy en día, es el efecto que nos ofrecen los platos Stack. Aunque el concepto no es muy sofisticado el resultado sí que es muy aparente. A principios de la década de 1980, baterías como Dave Weckl y Terry Bozzio comenzaron a experimentar con este sonido staccato, combinando platos de distintos tipos y tamaños apilados unos encima de otros. La sencillez de la idea posibilita dar rienda suelta a nuestra imaginación a la hora de recuperar algunos platos, que quizás teníamos olvidados o algo agrietados en algún rincón del local de ensayo, para darles una nueva utilidad. Pero, sin lugar a dudas, los platos con perforaciones perimetrales, conocidos como Holy, son los platos de efectos preferidos por la mayoría de baterías y se han ganado, por derecho propio, un lugar destacado en nuestro set. Popularizados por Sabian con su modelo O-Zone, han revolucionado el concepto de los platos de efectos hasta tal punto que ahora todos los fabricantes tienen algún modelo de esa clase en su catálogo.

Centrándonos en este último tipo de platos, muchos de vosotros os podéis preguntar ¿Qué gracia tiene hacer agujeros a un plato? ¿Tiene alguna finalidad más allá de la puramente estética? ¿Qué diferencia hay entre hacer agujeros pequeños o hacerlos más grandes? ¿Los agujeros solo sirven para los Crashes? ¿Si agujereo mi plato, sonará como los que salen así de fábrica? Si tenéis algún plato repetido o que no uséis porque su sonido no acaba de encajar en vuestro set, ahora es el momento de desempolvarlo, hacerle un cortecito aquí y otro allá y darle una segunda oportunidad. Este tipo de modificaciones sirve tanto para platos Splash, Hi Hats, Crash o Chinas y el efecto que conseguiremos tendrá exactamente el mismo sonido que los platos de este tipo comercializados por los fabricantes.


02 Platos de efectos con agujeros, holy www.HappyFrogDrums.com


Conceptualmente y a grandes rasgos, el objetivo de perforar agujeros en nuestros platos es el de modificar su superficie para alterar el patrón de sonido que establecen sus surcos. El tamaño, la ubicación, la forma y la cantidad de perforaciones son parámetros que combinados nos ayudarán a configurar a nuestro antojo el nuevo sonido del plato.

  • Tamaño: Perforando múltiples orificios de diámetro pequeño distribuidos por toda su superficie, reduciremos la pureza de la sonoridad del plato dándole una complejidad armónica que puede recordar a la de los modelos que han sido martilleados a mano, conservando en gran medida su carácter original.
  • Ubicación: La distancia radial a la que perforemos los agujeros, regulará la respuesta del plato. Cuanto más cerca del borde o del punto de impacto estén ubicados, menor será el tiempo que tardarán las ondas en recorrer el tramo hasta los agujeros y volver al punto de partida. De esa forma se incrementará su ataque y se reducirá su decay resultando un plato de respuesta mucho más rápida que la de uno convencional en el que la vibración tiene vía libre para llegar hasta la campana y regresar al borde exterior.
  • Forma: Los cortes circulares son los más fáciles de realizar a la vez que los más adecuados para que la estructura del plato se debilite lo menos posible. Aun así, si estamos ante un plato de mucho grosor o con una gran tensión superficial, puede interesarnos precisamente reducir esa rigidez para que su estructura se comporte de una forma algo más flexible ante un impacto. Si ese es el caso, podremos conseguirlo perforando algunos cortes rectangulares con los extremos redondeados a lo largo del radio del plato. La mejor manera de hacerlo será perforar dos circunferencias del mismo diámetro a cada extremo y cortar dos líneas tangentes a fin de unir dichos orificios.
  • Cantidad: Hay tres aspectos cruciales de la sonoridad de un plato que se verán alterados en mayor o menor grado según la cantidad de agujeros que perforemos en él:
  1. Pitch: Cuanta más cantidad de bronce extirpemos, menos peso tendrá el plato con lo que conseguiremos que el tono fundamental del mismo disminuya, es decir que el plato sonará más grave.
  2. Frecuencias medias: La campana de los platos es la encargada de amplificar las ondas producidas por los impactos acentuando, sobre todo, la franja de los medios tonos. Las múltiples discontinuidades que suponen los agujeros, impedirán que gran parte de esas ondas lleguen a la campana con lo que se atenuarán los medios y conseguiremos un sonido menos chillón con una ecualización más equilibrada.
  3. Volumen: Al reproducir menos frecuencias medias y eliminar cierta cantidad de bronce de la superficie del plato, podremos percibir una ligera disminución de su volumen original, aunque éste será un factor poco significativo.

03 Platos de efectos con agujeros, holy www.HappyFrogDrums.com


Para terminar, existe un efecto colateral que se generará de forma inevitable al perforar agujeros en un plato. Este efecto es el llamado ruido blanco o sonido blanco que todos conocemos de cuando los televisores de antaño se quedaban sin recepción de señal. Esa especie de rumor agudo es el mismo que producen los armónicos resultantes de crear espacios vacíos en la superficie de un plato y es el que fundamenta el carácter del tan preciado sonido Trashy.

En fin, si os motiva la idea ¡ya no tenéis excusa para no lucir un nuevo y flamante plato gruyere tuneado!

Texto y fotos Ricard Monné Camps

Extraído del artículo “Platos de efectos DIY (do it yourself…)” publicado en el nº24 de la revista “Batería&Percusión”


Quizá también estés interesado en:


Calle Magalhäes, 31 bis bajos, 08004, Barcelona www.HappyFrogDrums.comQue la distancia no impida lo nuestro. Si estás lejos envíanos tus instrumentos. Tarifas Paquete Azul de Correos www.HappyFrogDrums.comÚnete a la comunidad de baterías más grande de todo el país - Facebook - Mercado Baterías 2a Mano - www.HappyFrogDrums.com


Dirección de nuestro Taller: C/ Magalhäes, 31 bis bajos, 08004 Barcelona

METRO: L3 Paral·lel, Poble Sec / BUS: 21, 37, 88, 121, D20, H14 y V11 / BiCiNg: a 2min

Horario de visitas: de lunes a viernes de 11h a 15h (imprescindible cita previa)

Teléfono / WhatsApp: 637 982 840

Email: info@happyfrogdrums.com

credit
© 2010-2016 HappyFrogDrums